lunes, 15 de noviembre de 2010

FRUTOS SECOS


-"Tomar unos 30g de frutos secos a diario es una medida muy recomendable”, ha quedado demostrado científicamente que sus efectos beneficiosos son aplicables en la prevención de algunos de los males más preocupantes de la sociedad actual, como son las enfermedades cardiovasculares, el incremento del colesterol LDL (colesterol malo), la obesidad y el cáncer.
Los frutos secos poseen un perfil nutricional excelente para nuestro organismo, y no debemos preocuparnos porque sean muy energéticos a causa de que la mayoría de su peso esté compuesto de grasas. El motivo es que son muy pobres en grasas saturadas, las que no son saludables, y, en cambio, muy ricos en grasas insaturadas, las consideradas saludables, entre ellos los ácidos grasos OMEGA-3 y otras grasas monoinsaturadas como las que contiene el aceite de oliva.
Pero sus aportes saludables no acaban ahí. Esta familia de alimentos cuenta con otros componentes nutritivos muy buenos para el bienestar de nuestra salud. Por ejemplo, destacan por su excelente capacidad antioxidante, sobre todo las nueces, y por su elevado contenido en fibra, de gran ayuda para un mejor tránsito intestinal y para regular los niveles de glucosa y colesterol en sangre. Además, poseen componentes cardioprotectores, como la vitamina E, el selenio y el magnesio.
Detallamos a continuación los últimos hallazgos sobre los beneficios de los frutos secos.

PROTEGEN EL CORAZÓN: Estudios científicos, afirman que comer frutos secos al menos 5 veces a la semana puede reducir en un 50% el riesgo de infarto de miocardio. Su poder antioxidante es otro aliado para evitar la oxidación del organismo, evitando la formación de coágulos y, por tanto, disminuyendo en gran medida riesgos vasculares. Dicho de otro modo, consumir almendras, avellanas o nueces dentro de una dieta equilibrada permite reducir las cifras de colesterol total,

LAS NUECES EL FRUTO SECO ESTRELLA- Son únicas por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados OMEGA-6 y OMEGA-3, y el impacto positivo de estas grasas esenciales sobre el corazón y el sistema cardiovascular está más que demostrado: ayudan a reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre, y también disminuyen los niveles de tensión arterial. Otro dato revelador es que su consumo puede servir para mejorar la función de los vasos sanguíneos. En concreto, ayudan a elevar la capacidad de las arterias para dilatarse y transportar más sangre cuando el organismo demanda más cantidad, debido a un esfuerzo físico, estados de estrés, etc.

LAS FRUTAS SECAS MÁS USUALES- Pasas, un tazón aporta unas 256 calorías. Son muy ricas en hierro, potasio y fibra (pectina). Son laxantes, antianémicas y suavizan los bronquios. Al igual que las uvas, aportan energía y favorecen el buen estado de las arterias que irrigan el corazón.

CIRUELAS SECAS- Destacan por su gran contenido en pectina y otras sustancias (dihidroxifenillisatina) de grandes propiedades laxantes. Para el estreñimiento, la dosis habitual es de 6 a 12 ciruelas pasas, preferiblemente consumidas por las mañanas. Además, las ciruelas pasas son diuréticas, depurativas y contribuyen a reducir el colesterol de la sangre.

DÁTILES- Contienen una buena cantidad de fibra y son muy ricos en minerales como el potasio, hierro, magnesio, fósforo y calcio.
Por su alto contenido en azúcares y su contenido en vitaminas del complejo B, el dátil tiene una acción “vigorizante”, ya que estas vitaminas favorecen el aprovechamiento de los azúcares por parte del organismo. Además, tienen la propiedad medicinal de calmar la tos y de suavizar los bronquios.

OREJONES DE ALBARICOQUE- Son antianémicos y laxantes, por su alto contenido en provitamina A, su consumo está recomendado en el caso de enfermedades oculares, sequedad conjuntival, irritación crónica de la conjuntiva y pérdida de la agudeza visual. También son útiles en alteraciones de la piel y mucosas.

HIGOS SECOS- Se digieren muy bien, y actúan como emolientes (suavizantes) de los bronquios y del aparato digestivo. Además, los higos, tanto frescos como secos, son laxantes y diuréticos.

OREJONES DE MELOCOTÓN- Tienen un alto porcentaje de azúcares (principalmente glucosa y fructosa), fibra, vitaminas del complejo B y provitamina A (betacaroteno). También contienen cantidades importantes de potasio y magnesio. Los orejones de melocotón tienen acción diurética, depurativa y laxante suave. Además, es muy recomendable su consumo para la buena salud del corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada