lunes, 20 de septiembre de 2010

LA CONGELACIÓN


FRUTAS
De todos los productos del mercado, la fruta es el único grupo que no se presta a la congelación por la importante pérdida de sabor que experimenta. Congelar un melón o unas peras, por ejemplo, significa echarlas a perder.
VERDURAS-HORTALIZAS
Si se eligen piezas en óptimo estado de maduración, sin golpes o desgarros, representan la antítesis de las frutas: son casi todas congelables, con escasas excepciones, como la del tomate, la patata o la lechuga. Y si las limpias bien y las escaldas de 2 a 3 minutos en agua hirviendo antes de congelarlas, ganarás en textura y sabor a la hora de cocinar.
CARNES
La caza soporta mejor la congelación, ya que lo que le sobra es sabor. el resto de las carnes pueden congelarse, pero pierden algo más de sabor y de nutrientes. Congélala siempre con papel film, y por piezas separadas y etiquetadas con fechas.
PESCADO Y MARISCO
El comportamiento es bueno siempre que haya sido previamente lavado, eviscerado y precintado en un recipiente o bolsa hermética. La merluza, el lenguado, el calamar, el pulpo, la gamba o el langostino son los más adecuados. El rape es una excepción, ya que pierde todo su sabor.
TÉCNICA DE DESCONGELACIÓN
EN LA NEVERA:
Utiliza la parte baja de la nevera para descongelar, sobretodo las carnes.
TEXTURA:
Si descongelas un pescado blanco, como la pescadilla, no esperes a que se descongele del todo: ganará en textura y en sabor.
MICROONDAS:
Su sistema de gradación ascendente de calor devuelve al alimento su frescor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada