viernes, 3 de septiembre de 2010

LOS ZUMOS

Lo mejor es tomarlos naturales y recién exprimidos, sirven prácticamente todas las frutas y verduras, pero es mejor elegir las de temporada, que tienen más calidad. ¡No olvides beberlo inmediatamente!.
Prepara los de frutas y hortalizas por separado, con la excepción de la manzana y la zanahoria, que pueden hacerse a la vez. En el caso del kiwi, es mejor no añadirle agua, para obtener una bebida sana y nutritiva.
Cuando más oscuro sea el zumo, más denso saldrá (puedes diluirlo con un poco de agua, pero sin abusar).
Siempre que se pueda debe rasparse la piel en vez de pelarla.

CUANDO TOMARLOS.

POR LA MAÑANA – Un zumo de frutas que incluya una manzana limpia y depura el organismo, además de aportar energía.

A MEDIO DÍA – La zanahoria o la remolacha, estimulan.

A MEDIA TARDE – Lo mejor es tomar un zumo de verduras y hortalizas de color verde oscuro. Depuran la sangre y tienen efecto relajante, es preferible tomar los zumos de frutas, que son más fuertes, al inicio del día y los de verdura que son más suaves, al finalizar la jornada.

SUS BENEFICIOS.

Tonifican, limpian y regeneran el organismo, además de favorecer la eliminación de toxinas.
Para evitar la oxidación de las sustancias activas que contienen, deben de tomarse recién hechos.
Por su alto contenido en agua (hasta un 90%), se asimilan sin problemas.
Sus elementos nutritivos, glucosa, vitaminas y minerales pasan directamente a la sangre, sin necesidad de digestión.
Al no tener proteínas, no estimulan la secreción de jugos gástricos y no producen acidez.
Aumentan la capacidad depuradora del organismo, ayudando a las células a absorber nutrientes y a desechar mejor los residuos metabólicos.

PARA CADA PROBLEMA UN ZUMO.

Limón mezclado con miel – Combate el resfriado.
Manzana, ciruela e higo – El estreñimiento.
Fresa, frambuesa y cereza – El envejecimiento.
Frambuesa y manzana – El insomnio.
Pimiento y zanahoria – La cistitis y problemas de piel.
Apio y tomate – El colesterol.
Lechuga y manzana – El mal aliento.
Albaricoque y kiwi – La anemia, la psoriasis y los eczemas.
Pepino, perejil y zanahoria – La celulitis.
Sandia y mora – El estrés.
Uvas, piña y albaricoque – El agotamiento.
Pera y piña – La fiebre.
Mandarina – El dolor muscular y la mala circulación.

DISTINGUIR LOS ZUMOS ENVASADOS.

Zumo de fruta concentrado – Se obtiene a partir del zumo de frutas eliminando gran parte del agua que tiene. La concentración debe ser de al menos el 50 % de zumo real.

Zumo enriquecido – Con vitaminas y/o minerales.

Zumo de fruta deshidratado – Se obtiene de zumos de frutas y se elimina casi toda su agua.

Puro zumo – Zumo puro elaborado a partir de fruta fresca.
Zumo 100% - De zumo concentrado, puré o una mezcla de ambos y reforzado con agua y aromas.

Néctar de fruta – es el producto resultante de añadir azúcar y agua al zumo natural o al concentrado. El contenido mínimo de néctar debe oscilar entre el 45 y el 50 %.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada